domingo, 25 de enero de 2009

La vida (The 'simple' life)

Según las cuatro primeras acepciones del Diccionario de la RAE, 'vida' es:

1. f. Fuerza o actividad interna sustancial, mediante la que obra el ser que la posee.
2. f. Estado de actividad de los seres orgánicos.
3. f. Unión del alma y del cuerpo.
4. f. Espacio de tiempo que transcurre desde el nacimiento de un animal o un vegetal hasta su muerte.

No hay nada poético en estas definiciones, pero sí dan cuenta del fenómeno físico-orgánico al cual nos enfrentamos hoy. Según la 1ª acepción, la vida es una especie de 'fuerza'... ¡qué curioso!, tenemos la fuerza de la gravedad, la fuerza eléctrica, y de ambas, no sabemos a ciencia cierta qué es lo que son, pero podemos observar sus efectos.

La gravedad se registra en un determinado 'campo' de acción (campo gravitatorio), la fuerza eléctrica en un campo eléctrico. ¿Podría tener la vida entonces, en tanto que 'fuerza',un campo de acción? (¿campo vital?). Y si bien un campo gravitatorio o eléctrico, según la física, se extiende hacia el infinito (aunque en el infinito dejamos de percibir su acción), ¿tiene la vida un campo de acción que tiende a extenderse hasta el infinito? y si es así... ¿dónde acaba la vida?... es más ¿qué es entonces la muerte? ¡vamos a necesitar otro post sobre ese tema!, pero volvamos a la vida.

¿Qué es estar vivo? ¿respirar?, ¿reproducirse?, ¿alimentarse?, ¿moverse?, ¿tener conciencia?, ¿todo eso junto?... ¿Un virus informático tiene vida? a fin de cuentas tiene una 'actividad interna mediante la que obra', se reproduce y se desplaza de ordenador en ordenador, o de cuerpo mecánico a cuerpo mecánico en una suerte de reencarnación informática ¡diablos!. Pero dice la 2ª acepción que debe ser la actividad de un ser 'orgánico'... ¿Es entonces necesario un vehículo orgánico para que haya vida? Si una persona tiene un miembro artificial, ¿tiene vida? ¿o es cuestión de proporción? ¿qué porcentaje orgánico es necesario para considerar a algo digno de portar vida? ¿ un 80%, un 2%? Bueno... tendremos que pensar sobre esto... seguiremos viviendo la vida y pensando sobre ella.

3 comentarios:

  1. “Definir” es siempre meterse en un berenjenal. Ahí nos lió Platón para los restos.

    Yo no sé lo que es la vida, es cierto, pero conozco la textura de su carne, los vaivenes de su aliento, el calor profundo de su sangre y sé beber, lo sé, en la crátera de su belleza.

    He visto inesperadamente y de nuevo el “Pequeño Buda”, de Bertolucci. El actor chino Ying Ruocheng hace el papel del Lama Norbu. Conmovedora, sencilla y magistral interpretación. Cuando ví la película por vez primera creí que era un lama, absolutamente convencido de que aquel hombre de mirada y ademanes bondadosos, lentos y extremadamente amables era un verdadero lama. Ying Ruocheng, que murió en 2003, interpreta la vida; y lo recordaré siempre con el extraño afecto y la imposible nostalgia que se puede sentir por un personaje y, quizás, un hombre con todas las trazas de la nobleza, la verdad y la luz.

    La banda sonora del film es de Ryuchi Sakamoto. La música de los momentos finales y créditos de la película dibuja la vida. La Belleza como idea platónica palidece ante armonías como ésta.

    Os anoto el enlace, no dejéis de oírla.
    http://es.youtube.com/watch?v=YsBjA6CO1jU

    ResponderEliminar
  2. Hola CrisCrac,tienes razón con lo de las definiciones y el amigo Platón, pero nada mejor que observar la "etiqueta" ortodoxa para empezar a criticarla (con cariño) desde la resistencia.
    La película "El pequeño buda" la hemos visto. Es muy interesante (y dicho sea de paso, muy bella). También hemos visto y oído tu "link", y convenimos contigo en que es sin duda un canto a la vida. Hablando de la vida, ¿Te has fijado en que en casi todas las imagenes del video están presentes el agua (liquida y en vapor como nubes) y/o el Sol)?. Eso es una "definición" anímica, es decir, no nos da una información intelectual sino, una imagen que apela a la emotividad.
    Nosotros estabamos empezando por hacer un análisis de la Vida desde un punto de vista intelectualoido-etimologico-científico (vaya palabrota), pero ¡era para despistar!, porque lo mismo que en un cuadro, por mucho que analicemos los tintes, el lienzo, etc.. no encotraremos lo que la obra en sí (la "vida" de la obra) quiere transmitir.

    ResponderEliminar