domingo, 27 de diciembre de 2009

Estación: ¿temporal?

Después de más de una año con una entrada semanal, y en el que han pasado muchas cosas. Tenemos que aceptar la situación. La mitad del equipo abandonó (intermitentemente primero y definitivamente después). Cuestión de prioridades, es decir, lo que yo suelo llamar: pérdida de interés. La mitad de nuestros “comentators” también lo han hecho, cada uno por sus razones. En pocos, un par de abandonos se notan una barbaridad.

Quiero agradecer a todo el “equipo/comentators” sus aportaciones. Estas han sido realmente interesantes para mí. De todas, y de cada una estas ideas vertidas, se puede aprender mucho. Estas aportaciones, han sido el acicate para preparar nuevas entradas semanalmente.

Aprovecho la ocasión, para pedir humildemente disculpas, a todos aquellos que se hayan sentido ofendidos por mis palabras, en el fragor de las batallas dialécticas. Lo siento de verdad, pero no se hacerlo de otra forma, que la que me “surge” espontáneamente (solamente puedo argüir como atenuante que: “soy de ciencias”). Nunca ha sido (y espero que nunca sea) mi intención, ofender a las personas, por mucho que no comparta sus ideas, y critique las mismas, o las formas de expresarlas.

Y volviendo al tema. Todo parece indicar, en términos generales, que han disminuido las pocas ganas que quedan para “jugar a buscar la verdad”. Quizás sea mi culpa, las entradas sean complicadas, aburridas, o simplemente no despiertan interés. No lo sé. He intentando hacerlas lo más sencillas y amenas (dentro de lo que cabe) posible.
Como hemos dicho al principio, hay que aceptarlo. Esto invita coincidiendo con el fin de año, a una parada para reflexionar si continuo en solitario, cambio el planteamiento o finalizo. Así que, imitando lo que dijo mi amigo CrisCrac en su día: esto puede ser un ¡hasta ahora! o un ¡adiós! El tiempo (eso que no existe como algo externo) lo dirá.

¡Feliz año 2010 y Paz en la mente para todos!

domingo, 20 de diciembre de 2009

Evidencias observables.


Cuando queremos pensar sobre un tema específico ¿Cómo es posible que la reacciones químicas aleatorias de nuestro cerebro lo permitan? ¿Quizás forzamos las reacciones físico-químicas en nuestro cerebro? Si esto es así ¿Quién o qué, fuerza estas reacciones en un sentido dirigido?

¿Por qué en las fases de comprobación de los medicamentos se usan los placebos?
¿Eso no indicaría que hay algo más que las puras reacciones químicas? Aunque los estudios estadísticos son complejos y farragosos (valor ∆ delta, margen de confianza, población, etc..,) podemos decir, que solamente con un 20% de éxitos por encima del placebo aproximadamente, se podría dar por bueno un medicamento. (más información al respecto en: http://www.boletinfarmacos.org/012008/regulaci%C3%B3n_y_pol%C3%ADticas_investigaciones.asp)

¿Por qué estando en una situación objetivamente de no riesgo físico (en la que un animal estaría tranquilo), cuando tenemos un pensamiento (imaginación en acción), que nos crea la sensación de miedo, se altera nuestro cuerpo físico inmediatamente: escalofrío por la espalda, pelo erizado, aceleración cardiaca, etc…? ¿Esto no es una evidencia de que un pensamiento es capaz de alterar todo el sistema?

¿Por qué cuando estamos en una situación que nosotros consideramos embarazosa (pensamiento interno nuestro), se activa automáticamente la “sensación de ridículo” alterándose el sistema físico: sudoración, enrojecimiento de las mejillas, orejas, etc…?
¿Esto puede ser porque nuestro pensamiento dispara los sentimientos, es decir, el sistema sensible automático (según la ciencia localizado físicamente en la amígdala), el cual actúa directamente sobre el sistema físico? ¿Esto no indica nuevamente que el pensamiento influye directamente en lo físico?.

Os invitamos a experimentar con vosotros mismos. Observar si se verifica lo siguiente. Siempre que tengáis una situación, que subjetivamente sea considerada como estresante o conflictiva, ¿Qué pasa al cabo de una semana (poco más o menos) ¿bajan vuestras defensas y se manifiestas vuestros “problemas crónicos”: alergias, resfriados, sinusitis, etc… (cada uno en su punto más débil)?

Desde el punto de vista “material”, son muy difíciles de responder (aunque se pueden responder, pero con argumentos a nuestro entender poco razonables). Si aplicamos la teoría desarrollada, todas estas preguntas, tienen una más fácil respuesta: El cuerpo físico-material (soma) es simplemente el lugar donde se manifiesta toda sensación-pensamiento de la entidad multidimensional. Y esto no es óbice, para que este mismo cuerpo físico-material, no pueda ser dañado también por medios externos, como dijo el Dr Hamer : La propia genética del cuerpo (alteraciones), traumatismos y envenenamientos.

El sistema nervioso en general y el cerebro en particular manifiesta un crecimiento por capas. Aunque es muy difícil marcar límites exactos, podríamos decir por aproximación, que en nuestra teoría, la parte antigua del cerebro (tronco, sistema límbico y cortex antiguo), es el interfase necesario para que el nivel 5D actúe en lo físico-material 3D a través del 4D (esta es la parte en común con los animales). El cortex (neocortex) es el interfase necesario para que el nivel 6D actúe en lo físico-material 3D a través del 5D-4D.
Lógicamente si se destruye cualquiera de las interfases, se destruye toda posibilidad de transmisión de información de los planos multidimensionales superiores al 3D.
Todo esto, tampoco invalida que la actividad fisiológica conocida, sea necesaria para que se lleven a cabo las funciones 3D-4D vitales.
Nota: Imagen de un fractal natural lechuga-col-iceberg.

domingo, 13 de diciembre de 2009

¿Posibles evidencias que apoyan la teoría…?


Apliquemos el pensamiento -lateral-, es decir, relacionemos las cosas conocidas por observación y que son independientes entre ellas, para ver si aparece en nuestro pensamiento alguna relación entre las mismas.

¿Os habéis fijado como la ciencia muestra el proceso de división (mitosis) de las células somáticas eucariotas (las que tienen núcleo y pertenecen a organismos pluricelulares, aunque con las procariotas el sistema es muy similar)? Recordémoslo con las imágenes obtenidas de Internet en: http://mail.efn.uncor.edu/dep/biologia/intrbiol/mitosis.htm:


Fotografias de mitosis y meiosis obtenidas en internet:

Estas imágenes ¿no recuerdan la estructura de un campo magnético? Aparecen dos polos (centrosomas) que sería el equivalente al polo norte y polo sur. Los microtúbulos serían (la materia que permite ver la línea de fuerza) el camino material del campo.

Un campo magnético se hace visible poniendo limaduras de hierro, como muestra la figura siguiente:
Cuando se cierra el interruptor, aparece el campo magnético generado por el electroimán. Cuando se abre el interruptor, desaparece el campo. Ahora bien, si en lugar de limaduras de hierro, pusiéramos limaduras de cobre, o polvos de talco, no veríamos las líneas de fuerza nunca, y podríamos concluir (si desconociéramos la existencia del electroimán), que son la “limaduras de hierro” las que adoptan esas posiciones alineadas. Y efectivamente, son necesarias las limaduras de hierro, porque solamente los elementos ferromagnéticos son afectados por el campo.
¿Por qué no podría ser ese caso el de la división celular?. El campo vital 4D, actúa especialmente durante el proceso de división (a través de los centrosomas formando el “Huso” que marca las “líneas de fuerza” ) y por eso “configura” la materia orgánica en esa disposición polar, para llevar a cabo la duplicación.
Nota: La imagen que ilustra la entrada de hoy es de nuestra colaboradora.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Miradita hacia fuera…, miradita hacia dentro.

Para que nuestros seguidores (...si queda alguno, je, je) no nos tilden de que “no aplicamos el método científico”, vamos a intentar justificar razonablemente, la teoría dimensional.

Miradita hacia fuera:
¿Por qué dimensiones superiores?, pues porque:
a) Matemáticamente/geométricamente son posibles, razonables y demostrables.
b) La comunidad científica está prácticamente de acuerdo con los siguientes axiomas:

1º) El Big-Bang es el origen de nuestro Universo 3D.
2º) Antes del Big-Bang no existía ni el espacio ni el tiempo.
3º) De la NADA no puede surgir “algo”.

De estos tres axiomas podemos concluir que:

Antes del Big-Bang, existía “algo” diferente a nuestro “espacio-tiempo”.

En esta conclusión, puede encajar perfectamente una teoría de dimensiones superiores ¿Hay algún problema lógico en la conclusión?

Aclaración: La comunidad científica, dice que puede explorar hasta 10-43 (0,00000000…43 ceros en total y un 1) de segundo después del Big-Bang. No puede estudiar antes del instante 0, porque las leyes físicas conocidas no son aplicables. No dicen que NO EXISTIERA NADA, sino, que CON NUESTRA FISICA ACTUAL NO SE PUEDE ESTUDIAR, esto concuerda con nuestra teoría, ya que nuestra física no es aplicable a las dimensiones superiores, aunque si podemos estudiar con ella, los efectos de estas dimensiones superiores en nuestro Universo 3D.

Después del Big-Bang: ¡Qué vamos a contar que ya no hayamos dicho o no sepáis! La física actual aplicada a la “materia inerte” (no viva), da buena cuenta de todos los procesos y los explica perfectamente hasta llegar a las moléculas complejas. Aunque no está de más plantearnos la siguiente reflexión: “Es curioso, que las leyes sean las que son, porque cualquier pequeña variación en cualquiera de ellas, hubiera hecho inviable el universo de “materia inerte” que conocemos”. Pero como estamos tan acostumbrados a verlo….lo damos por “normal” y no nos llama la atención.

Ahora una miradita hacia dentro:

Dijimos en su día (08/11/2009) con un experimento asociado que lo confirma (visión tridimensional obtenida por la disposición ocular), que un ser de una dimensión X solamente puede percibir la dimensión X-1 (era lo que llamábamos “cuarta observación”).

Con esta observación, dedujimos en su día, que nuestro nivel físico es tridimensional (nada nuevo ¿no?) ¿Pero que pasa con nuestra mente? , en nuestra mente no tenemos ningún problema en ver tridimensionalmente, de hecho, es nuestra mente lo que posibilita que veamos en 3D, por lo tanto según nuestra teoría, nuestra mente tiene que ser como mínimo 4D. Pero ¿a que apenas sin esfuerzo, somos capaces de “visualizar” mentalmente, una casa, y si queremos, la podemos ver por fuera (todos sus lados) y simultáneamente su distribución interna? ¡Estamos “viendo” con nuestra mente desde una perspectiva 4D!, por lo tanto nuestra mente debe ser por lo menos de 5D. ¿ Podemos percibir en la misma escena el “sentir” (sensación) que nos produce? ¡Vaya estaríamos percibiendo esa 5D!, por lo tanto nuestra mente debe ser por lo menos 6D ¿Pero, podemos observar nuestro pensamiento simultáneamente con él mismo?... eso no lo podemos hacer. Solamente podemos observar un pensamiento después de haber sido pensado, es decir, no podemos percibir el proceso pensante en sí mismo, según nuestra teoría, nuestra “mente pensante” es 6D, porque esa dimensión no la puede percibir/observar directamente.

¿Alguna objeción "científica"?... os invitamos a buscar observaciones que refuten la teoría. Nosotros, si quereis, podemos seguir poniendo "observaciones" a favor.

Nota: foto de la semana, diseñada por nuestra colaboradora.

domingo, 29 de noviembre de 2009

Pensamiento→Libertad→Evolución. Teoría y VII

Llegados a este punto, tenemos que decir, que ahora sí aceptaríamos, en parte, esa crítica adelantada de nuestro amigo CrisCrac, en la que decía que “nuestro discurso era teológico” ¿Por qué? Porque nuestra teoría necesita dos vertientes de investigación. Por una parte, la observación del entorno exterior (método científico ortodoxo) y por otra parte la observación interior (método místico-religioso, pero aplicando el método científico de la observación, constatación y posterior análisis de los fenómenos). Por lo tanto nuestra teoría “Dimensional”, reconcilia ambos aspectos (Científico y teológico), y los hace complementarios, en lugar de antagónicos.

Basándonos en lo expuesto hasta ahora (observaciones e hipótesis), podríamos presentar la teoría a grandes rasgos como:

FASE 0: Universo multidimensional D(n) (siendo n entre 7 y 11 según teoría de cuerdas) antes del Big-bang. “La totalidad continua - orden implicado” (en palabras del Dr. David Bohm). Campo de conciencia-información en palabras del Dr. Chopra.

FASE 1: 1º Singularidad (Big-Bang). Creación espacio 3D. La(s) Ley(es) que lo gobiernan son intrínsecas a ese universo 3D físico material (leyes físicas). Evoluciona siguiendo las leyes físicas hasta lo aminoácidos.

FASE 2: 2º Singularidad (comienza la vida). Entidad 4D interactúa en 3D. La gobiernan las leyes físicas + La(s) ley(es) que pertenece(n) a esa 4D, que se manifiesta como vida en 3D mientras actúa, y se puede percibir como “campo bio-electromagnético”. Evoluciona el vehículo vital, hasta seres unicelulares, algas, bacterias, etc… y una línea de estas hasta los vegetales pluricelulares cuya función: es transforman la energía electromagnética “luminosa” en bio-masa.

FASE 3: 3º Singularidad (animales pluricelulares). Entidad 5D sobre 4D-3D. Lo gobiernan las leyes físicas + La(s) ley(es) que pertenece(n) a la 4D + La(s) ley(es) que pertenece(n) a la 5D. Esta última se manifiesta en 3D, como “estructuración pluricelular con movimiento autónomo”, “evolución de los sentidos” y “emociones”. Evoluciona el vehículo físico-material, así como los multidimensional en las diferentes especies, y una línea de ellas, hasta el primate-Homínido.

FASE 4: 4º Singularidad (Homo sapiens (sapiens)). Entidad 6D sobre 5D-4D-3D. Lo gobiernan las leyes físicas + La(s) ley(es) que pertenece(n) a la 4D + La(s) ley(es) que pertenece(n) a la 5D + la(s) ley(es) que pertenece(n) a la 6D. Esta última se manifiesta en 3D, como “pensamiento-conciencia”. Evoluciona hasta el hombre actual y al “pensamiento-conciencia individual”.

Hasta la FASE 4, digamos que el “impulso” evolutivo en nuestro universo 3D, es “inconsciente” para todos los “entes” en evolución. Hay una simbiosis entre al entorno y los seres vivos, de forma, que se dirige “automáticamente”, esa punta de flecha evolutiva, por medio del “campo vital 4D”, que estructura la materia espacialmente; codifica (incluye mutaciones beneficiosas)/decodifica (activa o inhibe genes) al ADN. Sin embargo, en esta FASE 4, en la punta de flecha, aparece una nueva variable diferente y que cambia todo: El pensamiento y autoconciencia.


El hombre, tiene todas las estructuras 3D,4D,5D y 6D en evolución, esta última (pensamiento conciencia) introduce “la libertad”, con lo cual, se puede actuar en “la evolución” de forma consciente. y se puede alterar esa evolución. Por eso: Pensamiento→Libertad→Evolución.

Claramente, se puede investigar por la vía científica convencional, los vehículos 3D desde el Big-bang hasta nuestros días y las manifestaciones 3D de los vehículos superiores 4D,5D y 6D. El estudio concreto de la parte multidimensional, debe investigarse desde los propios vehículos multidimensionales (si la teoría es correcta), es decir, investigando hacia el interior, donde se suponen que están actuando las diferentes entidades (4D,5D y 6D) actualmente y que se manifiesta como “campo energía vital”, “emociones y sentimientos” y “pensamiento-conciencia” respectivamente, es decir, lo que han trabajado los “iniciados”, budismo y místicos de algunas religiones.

Ahora, podemos discutir los puntos (FASES) en más detalle, y buscar evidencias que confirmen la teoría (o que la refuten).
Nota: la imgen de esta semana vuelve a ser una composición de nuestra colaboradora.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Pensamiento→Libertad→Evolución. Teoría VI


Como íbamos diciendo…(y esperando que nos sigáis). ¿Es viable esa tercera hipótesis?, es decir, ¿La “vida” puede ser la interacción de un ser 4D sobre nuestro espacio 3D? Bien, vamos a argumentar la hipótesis un poquito más en detalle:

Esa interacción de “algo (en nuestro caso un objeto)” de una DX superior sobre otra DX-1 inferior, la hemos visto posible (geométricamente). La cual, siempre ha sido a base de una transformación (distorsión o proyección) de una dimensión superior sobre la inferior. Es decir, en el caso de la esfera cruzando el plano, hemos visto una serie de circunferencias (láminas en 2D, de la dimensión 3D altura) y en el caso de la hiperesfera cruzando la 3D, han sido esferas (láminas de 3D de la dimensión 4D Ana-Kata). Esta secuencia de “láminas” a una velocidad local propia (lo suficientemente rápida), se podría percibir como “tiempo” de un “ser vivo” (como los fotogramas cinematográficos).

Esas “láminas” no son de “materia másica”, serían un “campo vital” (lo llamaremos así para entendernos, porque un campo en física es: Una región del espacio donde varía una magnitud dada, pudiendo ser un ente no visible pero si mensurables sus efectos). Este “campo vital”, probablemente continuo en 4D, se manifiesta discontinuo en 3D, y por lo tanto, cada “lámina” sería como “un quantum vital”.

Pero, para ese campo “vital”, no es tan fácil interactuar con la dimensión inferior (como ya predijo Anandamida). Necesita primeramente la estructura “material” adecuada (resultado de una evolución previa de la “materia másica” en la 3D, es decir, los aminoácidos complejos) y que se dé, una nueva “singularidad” (2º singularidad, si consideramos la creación de nuestro Universo espacio-temporal como 1º singularidad) en una dimensión superior, que permita “a ese campo vital” conectar en la 3D, para adaptar esa materia másica, posibilitando la codificación/interpretación de lo que llamamos actualmente la molécula de la vida ADN. En la 3D se percibiría los efectos de este “campo vital” como la “bio-electricidad (o mejor dicho el bio-electromagnetismo). La forma espacial (cambiante) del “ser” vivo a lo largo de su “tiempo vital”, la define el “campo vital” cruzando el universo 3D (de Ana a Kata 4D). Es decir, ese “campo vital” (detectado como bio-electromagnético) define el patrón energético que estructura la “materia másica” de la forma adecuada.

Después de esa 2º singularidad que conecta “el campo vital” con la “materia másica”, (primer ser vivo), comienza la evolución de lo “vivo”, unida simbióticamente a la evolución de lo “no vivo” (el entorno, que lo guían las leyes físicas bastantes conocidas). Comienza la multiplicación de lo vivo (bacterias, algas, vegetales,…) como se ve en el gráfico siguiente (Evo-large se muestra la imagen tal como aparece en: http://www.mmagnum.com/2009/06/05/gran-arbol-filogenetico-de-la-vida/ Este diagrama ha sido confeccionado a partir de las relaciones evolutivas descritas por Richard Dawkins en su obra The Ancestor’s Tale: A Pilgrimage to the Dawn of Evolution (2004) y diversos estudios universitarios y publicaciones científicas.)

Como se puede observar, hay una “punta de lanza” evolutiva que va dejando “ramas” que no evolucionan, o evolucionan muy poco (algunos organismos se mantienen como en los orígenes), es como “una selección genética dirigida” donde solamente “interesa” esa “punta de lanza evolutiva”.

Ahora si extrapolamos lo explicado anteriormente entre 3D y 4D, podemos realizar las siguientes hipótesis:

4º hipótesis: El vehículo material ha evolucionado hasta que una 3º singularidad tiene lugar (5D Ana2-Kata2). Esta marcaría la aparición de los “animales pluricelulares (que evoluciona a los cordados)” Este “campo vital” sería de una dimensión superior, porque añadiría “sentir (y en su evolución emociones)” y movimiento independiente a la “vida”.

5º Hipótesis: La “punta evolutiva” sigue pasando por los primeros cordados, reptiles, aves, mamíferos… hasta que el vehículo físico material ha evolucionado y está preparado para una 4º singularidad (6D Ana3-Kata3). Esta marcaría “conciencia y pensamiento” y aquí está el homínido que evoluciona hasta el hombre actual.

¿Por qué no se han encontrado los eslabones perdidos entre: la materia inanimada y la vida, los unicelulares- bacterias-algas-vegetales y el animal pluricelular, y por último (de momento) del animal al hombre? La respuesta podría ser, porque esa diferencia no está en “cuerpo material-másico”, sino que es una “singularidad” debida a una interacción multidimensional o cuerpo energético de otra(s) dimensión(es) superiores.

Si hay preguntas intentaremos contestar…si hay alguna evidencia que demuestra la imposibilidad de la teoría hasta aquí, pues a buscar alternativas. La semana que viene la exposición total de la teoría y comenzaremos con las observaciones que la podrían respaldar.

Notas.la imagen de esta semana es el fractal tal como aparece en: www.astralis.es/correo/evoluc.htm.

la imagen de la espiral evolutiva es tal como aparece en: www.juntadeandalucia.es/averroes/ies_torre_de...

domingo, 15 de noviembre de 2009

Pensamiento→Libertad→Evolución. Teoría V


Como íbamos diciendo ayer, sobre el tema de las dimensiones:
Emplearemos la siguiente notación para acortar: 1D para una dimensión, D2 para dos dimensiones, D3 tres dimensiones, etc….

Supongamos un Universo lineal (1D) que se curva sobre la segunda dimensión hasta que se cierra sobre si mismo (circunferencia). Esto sería un ejemplo de Universo 1D “finito e ilimitado”, plegado y contenido dentro de un Universo 2D. Si un supuesto ser de este Universo comenzaría a desplazarse en una dirección de su Universo, aparecería en el mismo lugar de partida pero por la dirección opuesta.

Ahora supongamos un Universo Plano (2D) que se curva sobre la tercera dimensión hasta que se cierra sobre sí mismo (esfera). Esto sería un ejemplo de Universo 2D “finito e ilimitado”, plegado y contenido dentro de un Universo 3D. Si un supuesto ser de es Universo, comenzara a desplazarse en una dirección de su Universo (que para él lo percibiría como plano 2D) en una dirección dada, aparecería en el mismo punto pero por la dirección contraria.
Quinta observación: Un ser, perteneciente a un Universo de Dimensión X (DX) suficientemente grande con respecto a su tamaño, no percibiría directamente una curvatura de su universo en una dimensión superior D(X+1).
Hechos que justifican la quinta observación: Los seres humanos han estado muchos siglos pensando que la Tierra era plana. Solamente con la observación y análisis de cómo los mástiles de los barcos se perdían en el horizonte, es como se empezó a sospechar sobre la curvatura terrestre (una Tortuga sobre elefantes, etc..).

Continuando recursivamente con el ejemplo, un Universo esférico 3D, curvado-plegado sobre si mismo en una cuarta dimensión (hiperesfera) sería un ejemplo de Universo 3D “finito e ilimitado”, plegado y contenido dentro de un Universo 4D y esto podría continuar (matemáticamente) hasta el infinito.



La teoría General de la relatividad, (teoría vigente actualmente) predice precisamente un universo 3D plegado en una 4D para explicar la gravitación (prediciendo los agujeros negros, antes de ser observado CignusX-1). Esta teoría entre otras cosas predice que es imposible determinar si estamos moviéndonos con una aceleración constante, o estamos dentro de un campo gravitatorio. Es decir, si no subimos a un hipotético ascensor que se desplaza hacia arriba con una aceleración de 9,8 m/s2, sentiríamos la misma atracción hacia el suelo, que la que se experimenta en el campo gravitatorio terrestre. Con lo cual en lugar de explicar la gravitación como “fuerzas a distancia” según Newton, las explica como “deformaciones del espacio-tiempo en una 4D que posibilita las aceleraciones”. Como ya hemos comentado a lo largo del “blog” hay muchas observaciones que confirman esta teoría. Las siguientes imágenes del famoso programa “Cosmos” del Dr. Carl Sagan facilitan la comprensión de lo explicado:





Para visualizarlo completamente esta es la dirección en Youtube:
http://www.youtube.com/watch?v=JqmlPVNwipo&feature=related

Por lo tanto, tenemos una probabilidad muy alta(cercana a la certeza), de que por lo menos existe físicamente una 4D.
También, la propia teoría (desde sus principios “Relatividad restringida”) fijó la velocidad de la luz en el “vacío” como constante universal e insuperable por la “materia másica”, eliminando los conceptos de espacio y tiempo absolutos de Newton, y fijando el concepto de “espacio-tiempo” local.

Teniendo en cuenta todo esto nos planteamos las nuevas siguientes hipótesis:

2º Hipótesis: La luz en particular (campo electromagnético) y por lo tanto los campos electromagnéticos en general, son una manifestación de “algo” que se desplaza por esa 4D (manifestando esa naturaleza ondulatoria del desplazamiento en la 3D).

Anandamida comentó que: “era imposible interactuar con una dimensión inferior” (en su caso hablaba de dos dimensiones). Quizás tenga razón, en el sentido de que no se puede interactuar, de la forma en la que estamos acostumbrados en la 3D ((interacción de “masas”). Pero ¿qué imposibilita que esa interacción sea a través de “eso físico” desconocido que llamamos “campo (electromagnético, gravitatorio, “vital”,etc...”)?

Y ahora apoyándonos en lo que hemos comentado hasta ahora, comenzamos con la traca final….

Observación: La “vida” en nuestro Universo 3D, está unida al “tiempo local” de cada ser vivo.

3º Hipótesis: Un ser vivo 3D, es un ser (de por lo menos 4D) cuya dimensión Ana-Kata espacial, al “interactuar (a través de un “campo vital”) en el Universo 3D, se manifiesta como “Tiempo local de ese ser” (desde el nacimiento hasta su muerte).

La semana que viene profundizaremos más… ¿Alguna duda o posible incoherencia con la ciencia actual, de alguna de las dos nuevas hipótesis?
Nota: La imagen de esta semana es otro fractal de internet como aparece en http://www.hispaseti.org/emergencia_y_vida.php

domingo, 8 de noviembre de 2009

Pensamiento→Libertad→Evolución. Teoría IV

Esta semana continuamos con la relación entre dimensiones de forma geométrica (y matemática), ampliando un poco el “documental” de la semana pasada, para facilitar la comprensión de supuestas dimensiones superiores.

Supongamos un plano (universo bidimensional), que es atravesado por una esfera (figura tridimensional). Imaginemos un ser bidimensional inteligente que observa el
Fenómeno. Este, vería aparecer de la nada en su mundo, un punto que iría creciendo hasta formar una circunferencia máxima (el diámetro de la esfera) para después disminuir hasta desaparecer como un punto.



Siendo rigurosos, esto sería como lo vemos nosotros desde el espacio tridimensional. Si realmente existiera ese ser bidimensional, lo que él vería, sería un punto que crece formando un segmento de línea y después decrece hasta un punto y desaparece. Recordemos que el supuesto “ser bidimensional” no puede tener la perspectiva de arriba y abajo porque no existen en su universo. Solamente sabría que es una circunferencia, si él se desplaza alrededor de ella y vuelve al punto de partida.

Cuarta observación: Un ser de dos dimensiones solamente puede ver una dimensión (proyección en una línea). Un ser de tres dimensiones solamente verá dos dimensiones (proyección en un plano). Nosotros en la tercera dimensión solamente vemos dos dimensiones, pero gracias a la disposición de nuestros ojos (visión binocular), se posibilita la “visualización tridimensional” en nuestra mente.

Experimento para afianzar la cuarta observación: Colocar un objeto delante vuestro (una copa, o un palito vertical a unos 40 o 50 cm), cerrar un ojo, e intentar tocarlo con el dedo. Comprobareis la dificultad, debido a la visión monocular (bidimensional), nuestra “mente” no puede crear la perspectiva tridimensional y no puede calcular la distancia.

Hechos que justifican la “Cuarta observación”: Los dibujos hechos por humanos, han sido planos (bidimensionales) prácticamente hasta el renacimiento (siglo XV) cuando a través de la perspectiva se “simula” el volumen. Los niños (y todo el que no conoce la perspectiva) dibujan figuras planas.

Como ya hemos dicho, en el espacio tridimensional tenemos tres grados de libertad: Delante-Atrás, Izquierda-Derecha y Arriba-Abajo. El matemático ingles Charles H. Hinton, propuso dar nombre a un grado de libertad superior, perpendicular simultáneamente a los otros tres (cuarta dimensión): Ana-Kata (arriba y abajo en griego).

Veamos el ejemplo bidimensional anterior para una dimensión superior:
Si una hipotética Hiperesfera (tetradimensional 4D), pudiera atravesar nuestro espacio desde Ana a Kata, la veríamos nosotros, como un punto que aparece de la nada, se transforma en una esfera, creciendo hasta un tamaño máximo (diámetro de la hiperesfera). Disminuiría de tamaño y desaparecería en un punto y la nada.



Bueno, siendo rigurosos como antes, veríamos un círculo, y solamente sabríamos que estamos ante una esfera si la rodeamos completamente para comprobarlo.

Matemáticamente, una circunferencia (2D) está definida como: El conjunto de puntos “P” equidistantes a una distancia fija (a la que llamamos radio “r”) de un punto central “0”. Esta misma definición es aplicable a una esfera (3D). Todos los puntos de su superficie, están a una distancia fija (radio “r”) de su centro. Y matemáticamente, es exactamente la misma definición para una hiperesfera (4D), y para una hiper-hipersfera (5D) y así sucesivamente.

Sus ecuaciones canónicas serían
De una circunferencia es: a 2 + b 2 = r 2
De una esfera es……….: a 2 + b 2 + c 2 = r 2
De una hiperesfera es….: a 2 + b 2 + c 2 + d 2 = r 2

Nota1: a2 significa a al cuadrado, b2, b al cuadrado y así sucesivamente. Es la aplicación de el teorema de Pitágoras.
Creemos que por esta semana ya hay bastante…La semana que viene continuamos.

Nota2: Esta semana la imagen y las animaciones son de nuestra colaboradora MJ.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Pensamiento→Libertad→Evolución. Teoría (III)

Entre las distintas posibilidades de interpretar los pocos de comentarios (solamente uno), quiero pensar que es, porque se entiende claramente la explicación, y que por lo tanto no hay dudas y tampoco hay nada que objetar (la posibilidad de: ¡Uuf que rollo! No quiero ni pensarla).

Como decíamos la semana pasada en la tercera observación, cada vez que se aumenta una dimensión (es decir, un nuevo grado de libertad), es con un “vector generador” perpendicular a los ya existentes, por eso para pasar de un plano a un espacio tridimensional, el vector que da la “altura” es perpendicular a los otros dos.
(Nota: Los ángulos no se ven de 90º entre dx y dy y entre dy y dz, porque como hemos dicho para representar una figura de tres dimensiones en un plano bidimensional se debe distorsionar esa tercera dimensión. Solamente se aprecian los 90º entre los vectores dx y dz. Así que hacer una representación mental tridimensional)
Extrapolando a dimensiones superiores ¿Qué debe ocurrir con un espacio tetradimensional (4 dimensiones)?, pues que el nuevo vector generador debe de ser ortogonal (90º perpendicular) a los tres existentes ¿pero es eso posible? Sí matemáticamente hablando, pero no lo podemos intuir porque está fuera de nuestra geometría tridimensional conocida. ¿Entonces, que podemos hacer?, pues intentemos entenderlo con dos y tres dimensiones que las percibimos sin problemas y extrapolemos la experiencia de forma intuitiva a dimensiones superiores.
Para ilustrar esto, veamos este fragmento de la película “What The Bleep? Down The Rabbit Hole (Y ahora Tú qué sabes)”




La dirección del video: http://www.youtube.com/watch?v=7y3R1cKSEM8 (Subtitulado español)

Como se manifiesta en la “película”, para una entidad de tres dimensiones, no hay problema alguno en “observar” un mundo de dos dimensiones. De hecho, desde esa dimensión superior, puede observarse sin problemas los “interiores” de los objetos bidimensionales. Por supuesto, mientras que la entidad tridimensional se mantenga en esa dimensión superior, nunca puede ser “vista (y hay que hacer un esfuerzo grande de imaginación para intuirla)” por los “seres bidimensionales”, porque está –fuera de su Universo-.

Una aclaración: en la película a los “seres bidimensionales” se les ve una tercera dimensión cuando “el dedo cruza su mundo”. Para ser rigurosos, hay que tener en cuenta, que un Universo bidimensional NO TIENE ESPESOR, por lo tanto, no debemos imaginar las figuras bidimensionales con espesor. El ejemplo más claro para nosotros de “algo” bidimensional, serían las sombras (pueden tener largo y/o ancho, pero nunca espesor) ejemplo se sombra de un cubo tansparente (este aunque no lo parezca es de metacrilato).
Continuaremos la próxima semana. ¿Alguna duda u objeción?....

PD: La imagen de esta semana también es un “fractal” tomada de Internet. Tal y como aparece en www.lucesdebohemia.cz/blog/?m=20070605



domingo, 25 de octubre de 2009

Pensamiento→Libertad→Evolución.Teoría (II)

Continuando con nuestro “discurso teológico”(iiiironía), intentaremos explicar el tema de las “dimensiones espaciales” (matemático-geométrico), para poder extrapolar fenómenos verificables a escala comprensible a otros niveles de más difícil intuir.
¡No os asustéis…! lo explicaremos con sencillez (con dibujitos y todo).

Las dimensiones, representan “los grados de libertad” en el propio espacio.
En una geometría euclidiana (la geometría de toda la vida que hemos estudiado cuando éramos pequeños) se define un –punto- como adimensional, es decir, no tiene dimensiones, por lo tanto en él, si fuera un Universo, habría cero grados de libertad.


Un punto desplazándose o una sucesión infinita de –puntos- en una dirección dada, formaríamos una -línea-, Si fuera un Universo, este tendría una dimensión, es decir, un grado de libertad (un –punto- como elemento perteneciente a ese universo, solamente se podría mover hacia delante o hacia atrás en la –línea-).

Una línea desplazándose o sucesión infinita de -línea- en una dirección perpendicular (ortogonal → 90º a la línea original) formaríamos un –plano- , si fuera un Universo, este tendría dos dimensiones, es decir, dos grados de libertad. Objetos (planos) de este Universo solamente se podría mover en dos direcciones (hacia delante y hacia atrás, y de izquierda a derecha y por supuesto cualquier combinación lineal de estos dos movimientos (espacio vectorial base 2))








Un plano desplazándose o sucesión infinita de -planos- en una dirección perpendicular (ortogonal → 90º al plano original) formaríamos un “espacio tridimensional” (el que experimentamos), si fuera un Universo, por supuesto tendría tres dimensiones y por lo tanto tres grados de libertad. Objetos (tridimensionales) de este Universo solamente se podrían mover en tres direcciones (hacia delante y hacia atrás, hacia la izquierda y derecha, y de arriba abajo y por supuesto también cualquier combinación lineal de los tres movimientos (espacio vectorial base 3)).








Primera observación: Cuando un objeto de dimensión X, se proyecta en un espacio de una dimensión inferior, el objeto X pierde una de sus dimensiones. Por ejemplo, si proyectamos un cubo sobre un plano obtenemos un cuadrado. (Imaginemos un cubo que iluminamos desde arriba proyecta su sombra (y esta es bidimensional) y será un cuadrado. (Demostrable fácilmente de modo gráfico de 3 a 2 dimensiones y de 2 a 1 dimensión y matemáticamente a cualquier dimensión superior)

Segunda observación: Basándonos en la primera observación, para poder representar un cuerpo de tres dimensiones (cubo), en un espacio de una dimensión inferior (plano de dos dimensiones), nos vemos obligados a distorsionar una de las dimensiones. Es lo que llamamos dibujar en “perspectiva”. De esta forma, engañando a nuestro sistema de percepción visual, recreamos en nuestra “mente”, la imagen tridimensional original. Cuando realmente estamos viendo una imagen plana de dos dimensiones.

Tercera observación: Los vectores generadores de un espacio multidimensional, siempre tienen que ser “ortogonales” entre sí (90ª). Por lo tanto, si admitiéramos la capacidad de observación a los objetos de las diferentes espacios dimensiones, se cumpliría que los objetos de dimensiones superiores, pueden observar a los de dimensiones inferiores, pero nunca al revés, al menos, que el objeto de dimensión superior, interfiera o atraviese la dimensión inferior.

La próxima semana, explicaremos detalladamente esta tercera observación. Aunque todo esto parezca un poco “rollo”, pensamos que es necesario dejar claro y entender todo esto, para luego poder justificar apoyándonos en la razón ciertos fenómenos.

¿Alguna duda referente a lo expuesto o alguna objeción?

PD: La imagen de esta semana es la de un “fractal” tomada de Internet carlosvalencia.wordpress.com/.../ . Curiosidad: los fractales, son entidades “geométricas” digamos, para no complicar la cosa de dimensión no entera. (Así que si nos preocupaban los objetos de más de tres dimensiones, ahora para terminarlo de arreglar va y nos aparecen objetos de dimensiones no enteras, jua, jua, jua)

domingo, 18 de octubre de 2009

Pensamiento→Libertad→Evolución. Construcción de la Teoría.

Continuaremos desgranando los “conceptos y definiciones” que las “ciencias naturales y formales” actualmente imponen, como margen de libertad a una posible teoría, de forma, que cuando empecemos a definir hipótesis de trabajo, estas no contradigan las leyes o los hechos demostrados. Primero, tendremos que ver si hay posibilidad de más dimensiones de las conocidas:

Palabras del Físico Sheldon Lee Glasgow (Premio Novel 1979 junto a Vaduz Salam y Steven Weinberg por su contribución a la teoría de unificación de interacciones débil y electromagnética) a Eduardo Punset sobre partículas subatómicas:
No existen eso que llamamos partículas. Una partícula es una manifestación de un –campo-, y existe un único campo que describe a todos los electrones. Es un objeto matemático que crea y destruye partículas ¡todas iguales! Es el fin, de la visión de Demócrito, que sugirió antes que nadie, que el Universo estaba formado por átomos eternos.”

Con esto queremos dejar claro, que cuando se habla de “bosones portadores”: como el –fotón- (para la luz), el –Gluón- (para las fuerzas que mantienen el núcleo unido) o el famoso -Gravitón- (para la fuerza de la gravedad) son simplemente “objetos matemáticos” que intentan explicar lo observado. NUNCA hay que verlos como “pequeños ladrillos másicos” que conforman la materia. La confusión puede aparecer, cuando como vimos la semana pasada, el concepto –campo- se incluye dentro del concepto –materia-.

Intentado explicar ese mundo de partículas (cada vez mayor), es lo que dio pie para el desarrollo de la Teoría de supercuerdas (de la cual Glashow no era seguidor). Esta teoría que intenta unificar todas las fuerzas (campos), necesita que el Universo tenga más de 4 dimensiones. Actualmente varias teorías de supercuerdas, han evolucionado a lo que se llama Teoría-M, que contiene objetos de múltiples y variadas dimensiones (P-branas, donde P es la dimensión del objeto) y por lo tanto posibilita el Universo multidimensional (entre 9 y 11 dimensiones).

Antes ya Einstein, en su teoría general de la relatividad, ya incluye el Tiempo como una 4º dimensión, y la gravedad la explica como la curvatura del espacio tridimensional en una cuarta dimensión. Esto fue comprobado por la deflexión que sufren los rayos de luz en presencia de campos gravitatorios (Eddington 1919) posteriormente han sido confirmadas con nuevas observaciones (Cruz de Einstein).
http://www.astroyciencia.com/2008/11/06/la-cruz-de-einstein/

Matemáticamente (ciencia formal donde las haya) no hay ningún problema en que existan espacios multidimensionales (espacios vectoriales de “n” dimensiones).

En función de lo anteriormente expuesto, podemos asegurar sin contradecir ninguna teoría actual, que hay una probabilidad muy alta de que el Universo tenga más de las tres (4 con el tiempo) dimensiones conocidas.

1º Hipótesis: Existe un Universo con más dimensiones de las tres a las que estamos acostumbrados. ¿Alguna objeción que pueda invalidar a la hipótesis?

La semana que viene… continuamos

domingo, 11 de octubre de 2009

Teoría: Pensamiento → Libertad → evolución.¿Puede ser aceptada por la lógica?


Con esta nuevo artículo, pretendemos (o por lo menos lo intentaremos), no demostrar, que con los herramientas de las ciencias naturales actuales no es posible (todavía), sino simplemente argumentar la posibilidad de una “evolución intencionada”, sin entrar en conflicto con lo “realmente demostrado” por la ciencia divulgada actualmente.

Intentaremos formular algunas proposiciones comprobables, pero primero pensamos que es necesario ver, como se ven obligadas a “mutar” las definiciones científicas en función de cómo se amplía el campo de observación:

“Energía:” En física se definía como capacidad de hacer un trabajo, o más generalizado como la capacidad de obrar, transformar o poner en movimiento.

“Materia”: En física clásica se definía como: Todo aquello que ocupa un espacio y posee masa (le afecta un campo gravitatorio). Es cualquier identidad física que forma parte del universo observable, tiene energía asociada, es capaz de interactuar con los aparatos de medida y tiene una localización espaciotemporal compatible con las leyes físicas.

Ley de Lavoisier o conservación de la masa, decía: La materia ni se crea ni se destruye. Solamente se transforma.

A principios del siglo XX comienza una revolución en la física que deja en entre dicho el materialismo reinante: La teoría de la relatividad (especial y general) y la mecánica quántica. En la relatividad especial, aparece un concepto nuevo fundamental (que explica la energía nuclear): La “materia” es una forma de la “energía” según la ecuación de Einstein E=m.c2 (E= Energía, m= masa y c= velocidad de la luz (300.000 Km/s aprox.). ¡Ala! El principio de conservación de la masa por los aires. Hay que reformularlo y aparece:

Principio de conservación de la energía: La energía ni se crea ni se destruye solamente se transforma.

Pero nuevos problemas surgen ¿Qué pasa con los “campos de energía”? es decir, ¿qué pasa con los “lugares del espacio” que están sometidos a fuerzas que se trasmiten a distancia sin medio (conocido)? como: los campos magnéticos, los campos eléctricos, los campos gravitatorios, los campos electromagnéticos, etc.…, o con las partículas subatómicas que “aparecen o desaparecen, de y en , la “nada” en ciertas condiciones.

La física actual, sale al paso modificando la definición de materia e incluye en su definición: “Cualquier campo, entidad o discontinuidad traducible en fenómeno perceptible que se propaga a través del espacio-tiempo a una velocidad igual o inferior a la de la luz (límite que fija la teoría de la relatividad para la masa) y a la que se puede asociar energía.

Bien ¿que se ha conseguido con este cambio de definición?, disociar materia y masa: Toda materia tiene asociada energía, pero solo algunas formas de materia tienen masa. Es decir, se ha incluido en el concepto “materia”, otra “cosa” que no tiene masa, que puede ser percibido por sus “efectos” y no directamente, pero que realmente no se conoce nada de su fundamento interno.

¡Vaya! Este repaso de las definiciones hace que nuestro amigo CrisCrac tenga toda la razón, cuando dice que todo está en la “materia”, porque el concepto “materia” va englobando todo lo que se manifiesta aunque sea indirectamente ¿a ver si estamos diciendo lo mismo?, porque siguiendo este razonamiento al límite, no habrá ningún problema en incluir también a “un creador” en el concepto “materia”, je,je...

Continuará....

domingo, 4 de octubre de 2009

Evolución → Pensamiento → Libertad ó Pensamiento → Libertad → Evolución.



El último comentario de nuestro amigo CrisCrac, nos has dado pie para el planteamiento del artículo a reflexionar de esta semana.
¿Qué dicen las teorías actuales sobre la evolución?, es decir, ¿de donde podemos partir?
Tenemos entendido que existen dos grandes teorías (antagónicas y obviando el -lamarquismo-) la “teoría creacionista” y la “nueva teoría de la evolución” llamada: “síntesis evolutiva moderna o neodarwinista (Charles Darwin + Gregor Mendel + mutación genética aleatoria)”. Dado que la única teoría aceptada por la comunidad científica es la “teoría de la evolución” (porque la “creacionista” no se puede demostrar), empecemos por ella.

Evolución, es cualquier proceso de cambio en el tiempo. Referente a “la vida”, es el cambio genético. El hecho evolutivo (demostrado científicamente), es que los seres vivos están emparentados entre sí, y han ido transformándose a lo largo del tiempo, en otras palabras, todos los seres vivos tenemos una ascendencia común. El último antepasado común universal: LUCA (en ingles Last Universal Common Ancestro) proviene de una comunidad de organismos al que se ha llamado “progenote”.
Como ya demostró “Spallanzani” es imposible la generación espontánea de organismos complejos. Por lo tanto, y lógicamente nuestro organismo proviene de un organismo primigenio que está evolucionando y aumentando su complejidad. Según la teoría evolutiva, esta evolución es debido a la adaptación, selección natural, mutación, herencias, recombinación genética, etc… Todo perfecto. Veamos ahora que preguntas nos podemos hacer al respecto de la teoría:
1º) ¿Cómo comienza “la cosa vida”? La teoría no lo explica. Falta el nexo de unión entre “materia orgánica compleja” (aminoácidos) y “vida” y esto es fundamental.
2º) ¿Es lógico aceptar, que es posible una evolución orgánica desde un ser unicelular, hasta el ser humano con su complejo sistema nervioso a través de mutaciones aleatorias? ¿No sería eso más difícil (en coste energético), que si dejáramos un pedazo de madera junto a un trozo de hierro y esperáramos que se formara un martillo? (No decimos que no haya evolución orgánica, lo que ponemos en duda por pura lógica, es que esta, sea casual o aleatoria)
3º) ¿Por qué “la vida” se hace cada vez mas compleja (con el esfuerzo y gasto de energía que ello conlleva) siendo que la naturaleza (o leyes de la física) son especialistas en economizar energía?
4º) Conocemos en profundidad muchas leyes físicas y químicas para explicar el soporte de la “vida”, pero ¿Es posible que haya algunas leyes con respecto a la vida que se nos escapen al buscarlas en la propia materia masiva?¿que hay de los campos energéticos?.
5º) Cuando tenemos una visión parcial de algo, creyendo que es la totalidad ¿podemos encontrarnos con “fenómenos” inexplicables? ¿Esto no nos invitaría a buscar una ampliación de nuestra campo de visión?.

domingo, 27 de septiembre de 2009

¡Pensar!, esa curiosa cualidad.

En la última entrada, estuvimos viendo la relación entre la libertad y la responsabilidad. Ahora vamos a ver la relación entre el “pensar” y la libertad.
Como ya se ha apuntado, la libertad parece ser algo intrínseco al ser humano. Curiosamente, parece ser que también lo es, la peculiar facultad de “pensar”. Aparentemente tenemos un nexo lógico entre ambas. Para poder decidir en libertad, debemos de tener “algo” que organice nuestras experiencias y poder utilizar un criterio de elección, y esto solamente es posible a través del “pensar”, dado que, cualquier elección al azar o dirigida externamente (por ejemplo el nivel instintivo animal) sería una elección condicionada y por lo tanto no libre. Por lo que podemos concluir, que la condición necesaria (aunque no sabemos si suficiente) para poder ser libres es poder “pensar”.

El “pensar” (como lo conocemos), es algo que se puede comprobar subjetivamente. Este fenómeno, aunque no es algo que se pueda cuantificar (pesar, medir, etc...), es decir, aunque no pueda ser estudiado por la ciencia física, si que podemos asegurar todos y cada uno de nosotros, por lo menos todo ser humano que tenga un “órgano físico-material (cerebro) normal” que es una realidad. En este curioso fenómeno, que es el “pensar”, es donde está la “punta del iceberg” que da sentido a toda nuestra “realidad” como seres libres y en evolución. La pregunta que nos planteamos esta semana es:¿Qué puede ser ese pensar?, ¿es lógicamente razonable decir que es el resultado de unas reacciones bioquímicas azarosas?

domingo, 20 de septiembre de 2009

Pensar → Libertad → Responsabilidad.

En principio hemos concluido que la libertad es algo intrínseco al ser humano y que, también, en principio, solamente podemos aspirar a ser co-autores de nuestra propia vida.

Lo que hace que el ser humano tenga esta peculiaridad de “la libertad”, es precisamente su capacidad de pensar (esta “capacidad de pensar”, ya la trataremos en próximos “posts”). En la entrada de hoy vamos a poner el foco en lo que se deriva de la libertad, es decir, la responsabilidad.

Como dijo Spiderman (conocido gran filósofo): “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Y que poder más grande que la libertad. El uso consciente de la libertad, debe llevar un gran sentido de la responsabilidad. Porque cualquier acto o pensamiento libre, debería llevar asociado una reflexión sobre las posibles consecuencias que de ello se deriva. Ser libre, implica ser responsable directo de nuestros actos (y pensamientos). Quizás sea el motivo por el cual, la mayoría de la gente, consciente o inconscientemente, no quieren ser libres, y prefieren delegar en otros su libertad, para no tener que aceptar la responsabilidad asociada. Precisamente ese “miedo” a la responsabilidad derivada de nuestros actos (incluso de nuestros pensamientos), es lo que produce la esclavitud física y/o mental. Por lo tanto, el ser humano que tiene miedo a la responsabilidad derivada de la libertad, puede quedar subyugando, bajo el poder de quien o quienes, son capaces de aprovechar esta característica presente en la mayoría.

Entonces cada uno de nosotros podríamos plantearnos: ¿Queremos ser libres y responsables, viviendo en la incertidumbre de la libertad? o ¿queremos ser prisioneros del “miedo” a... (cada uno, que llene los puntos suspensivos con sus miedos a la responsabilidad asociada) y vivir en una falsa seguridad?

domingo, 13 de septiembre de 2009

Caso práctico II ¿Quién es, el que elige?


Supongamos que una persona ejerciendo su libertad decide consumir drogas (alcohol, tabaco, estupefacientes, etc…) con un fin (olvidarse de sus problemas, controlar la ansiedad, inspirarse, etc…). ¿Pierde en algún momento su libertad? Si él decide empezar y no pone voluntad en parar ¿sigue siendo libre?, ¿ha sido presa de su propia libertad?

Planteándonos el concepto de la libertad, han surgido diferentes formas de acercarnos a él. Hemos visto que en un principio, las restricciones de libertad que plantea el mero hecho de interactuar en un mundo físico-material limitado, no es óbice para anular nuestra “sensación de libertar”, por lo tanto, en el caso mencionado anteriormente, se puede decir “yo decido seguir tomando drogas libremente (el yo controlo)”. ¿Quién es, el que está eligiendo realmente la opción drogarse?.
PD. Hemos empleado la droga química, para que se vea más claro, pero esto puede ser perfectamente ampliado a cualquier adicción (motivada por cualquier deseo)

domingo, 6 de septiembre de 2009

Caso práctico de ejercicio de “libertad”.


Aprovechando el tirón mediático y el impacto social de la llamada “gripe A”, vamos a plantearnos un caso práctico del uso de nuestra libertad.

Tenemos por un lado un “presión” por parte de los medios de comunicación que suscitan el “miedo”, resaltando las incidencias negativas de la “gripe A” y obviando datos de interés que mostrarían una imagen menos alarmista de la misma.
Por otro lado las voces de la autoridad (OMS, Gobiernos,…) se debaten entre dos discursos, en primer lugar y hasta ahora alarmista y últimamente una precaución moderada. La “rumorología”: “A mi me han dicho que…”; “pues el amigo del primo de mi vecino le pasó que….” Y por último, uno de los principios de nuestra cultura médica occidental, que podríamos centrar en: “las vacunas previenen la enfermedad”. Todas estas informaciones conforman la circunstancia dentro de la cual tenemos que ejercer nuestra “libertad”. Aledañas a ellas, surgen como setas, discursos disidentes (La gripe común causa mas estragos, esta es una gripe con intereses económicos, las vacunas no son tan efectivas como dicen -generan anticuerpos y por ejemplo tenemos el caso del SIDA que precisamente la detección de anticuerpos es la señal de que se padece la “enfermedad”-, las vacunas provocan enfermedades nuevas, etc...)

¿Cómo podemos ejercer nuestra libertad en esta situación?¿como saber si estamos eligiendo libremente o estamos siendo manipulados por las informaciones que nos “atacan” generando miedo?

PD: Esta semana la imagen la hemos sacado de Internet: http://www.blogdelbebe.com/. Nuestra colaboradora dice, que no ha tenido tiempo de hacernos la imagen de la semana.

domingo, 30 de agosto de 2009

¿Libres o esclavos de nosotros mismos?


Como veníamos diciendo en el post anterior, vivimos inmersos en redes de ideas que no nos pertenecen pero que asumimos como propias. ¿Somos entonces libres a nivel de pensamiento? O como dice Anandamida ¿somos esclavos de nuestra cultura? ¿Podemos deshacernos de todo ese montón de ideas que no hemos ‘aceptado’ de forma libre y crítica?.

Si fuéramos capaces de alcanzar un estado tal que podamos observar todas esas cosas que nos pertenecen o que aparecen integradas en nosotros mismos y, desde un punto que sería más bien exterior (como un observador) poder apartarlas una a una, hacerlas a un lado y valorar, conscientemente, si queremos que nos pertenezcan o no… ¿estaríamos alcanzando un nuevo grado de libertad?. Está claro que una taza llena no puede ‘llenarse’ más. Primero debemos vaciar su contenido para poder rellenarla con el contenido deseado. Bien, ¿cómo vaciar nuestra taza?, ¿es posible si quiera pensar que podemos llevar adelante el ejercicio de vaciar completamente la taza para rellenarla de forma consciente?
La parte JV piensa que sí, la parte S piensa que no. Tenemos la redacción dividida, así que, ¡Comencemos el debate!:

JV: Yo creo que el pensamiento “vivo” (reflexivo, observador, analítico, crítico...) es algo que trasciende al ser humano. De hecho “pienso” ( o quizás soy pensado) que es la manifestación de nuestra “conexión espiritual”. Cuando se ponen todas nuestras experiencias sensibles (obtenidas por nuestros sentidos físico-materiales) así como las interiores (no recibidas por los sentidos físico-materiales: Ideas, experiencias anímicas, etc...), bajo la observación de ese pensamiento “consciente”, es decir, cuando ponemos “conciencia” en nuestro pensar, sentir y actuar, podemos empezar a experimentar esa ética/moral interna que hemos hablado algunas veces, con lo cual, podemos empezar a deshacernos de esos: “pensamientos, ideas y sentimientos” que fueron introducidos “in-conscientemente”. Por lo tanto es posible vaciar la taza de lo asumido inconscientemente” e ir llenándola, poco a poco con los resultados (para nosotros verdaderos) de nuestras propias experiencias e intuiciones observadas “conscientemente” (a la luz de nuestra conciencia).

S: Por mi parte considero que es imposible hacer tabula rasa. A nivel inconsciente residen demasiadas cosas a las que no podemos acceder tan fácilmente y de las que, por lo tanto, no nos podemos deshacer. Además, si ‘vaciamos la taza’ evidentemente nos situamos fuera de la taza con lo que el contenido de la taza no es lo único que hay en nuestro interior, por lo tanto nunca podemos vaciarlo todo. En otras palabras, para empezar desde cero tendríamos que anularnos temporalmente a nosotros mismos, ser No-Yo. Algo que puede subsumirse al estado meditativo, por cierto, ¿no? ¿Cuándo meditamos hacemos tabula rasa? ¿o la misma técnica de meditación ya nos condiciona? ¿y están condicionadas nuestras experiencias meditativas a la interpretación oriental u occidental que las piensa?...

domingo, 23 de agosto de 2009

¿Somos realmente libres?


A nivel externo podríamos afirmar que, por el mero hecho de estar en el mundo, nuestra libertad está limitada, por lo tanto no es plena. Las leyes físicas y otras contingencias nos la limitan: Aunque quiera volar, esa opción no entra dentro del rango de mis posibilidades físicas, por lo tanto elegirla no es para mí algo libre (aunque puedo montarme en un avión; pero sería un ‘parche’ práctico para mi pretensión de alzarme como un pájaro.)
A lo largo de los últimos comentarios se ha apuntado al hecho, más interno, de ‘sentirse’ libre. El cual, ‘aparentemente’ no está limitado. Pero, ¿es realmente libre nuestro pensamiento? Cuando pensamos algo, y lo elegimos ‘libremente’ ¿es en verdad libre esa elección? ¿O también está sujeta a determinaciones como en el ámbito físico?.
Todo ser humano crece en sociedad. Es un requisito de supervivencia prácticamente imprescindible en los primeros años de vida y una comodidad práctica y utilitarista a la que uno se acostumbra a medida que crece. En todo caso, el bebé que está rodeado por sus ‘protectores’ aprende a usar su cuerpo y a explotar sus capacidades mimetizando lo que ve a su alrededor. Asimila prácticas, conductas… sin criterio, de forma absolutamente a-crítica. Y, ¿hasta qué punto esas ‘asimilaciones inconscientes’ sociales o culturales, distintas según el lugar geopolítico o el momento histórico, quedan impresas en nuestra forma de ser? ¿En qué medida somos auténticos y en cuál definiciones individualizadas de lo que la sociedad quiere de nosotros? En otras palabras: En nuestras respuestas, en nuestras elecciones y acciones, ¿actuamos como queremos, libremente, o actuamos cómo han querido que actuemos y creamos que queremos actuar?

domingo, 16 de agosto de 2009

Libertad ¡divino tesoro!


Como viene siendo costumbre, vamos a tocar otro tema de los que no generan polémica: La libertad. Se dice por ahí que el ser humano es el único ser que puede llegar a ser libre. ¿Pero es esto cierto? ¿Qué es ser libre? Bueno pues vamos allá:

‘Liber’ refería tradicionalmente a la persona que gozaba de los derechos de ser un ciudadano, es decir, podía expresar su opinión, y esta tenía cierta incidencia en las decisiones del grupo; además disfrutaba de independencia económica y tenía poder sobre otros seres.

Hoy en día nadie suele escuchar la opinión de los demás, y con frecuencia la gente es reacia a expresar la suya propia, ¿para qué?, piensan. ¿Hemos dejado de ser libres por ello?, ¿es solo una forma de libertad?, ¿o es que la libertad es otra cosa?.La independencia económica, la falta de ataduras a un poder superior, etc… son aspectos de una libertad que podríamos llamar ‘exterior’ o ‘social’; Sin embargo también podemos plantearnos si la libertad no será una instancia ‘interna’ una parte de nuestro mundo interior. Si así fuera, ¿podríamos deshacernos de todos los condicionantes físicos que limitan la expresión amplia de la libertad?, ¿estaríamos satisfechos con este tipo de libertad?, ¿nos estaríamos moviendo en algo así como “grados de libertad”?.

domingo, 9 de agosto de 2009

Todo y nada. ¿eso es Dios?

7. Un nivel de unidad sin ataduras.

Y por fin, llegamos al final del proceso evolutivo (según muchos iniciados). El conocer el Dios de la fase siete, implica que se ha olvidado todo lo demás, toda forma e incluso a uno mismo (desaparece todo vestigio del ego).

Hasta ese momento, cada ser humano está unido al mundo por hilos invisibles de actividad mental, tiempo, lugar y experiencias pasadas. Durante el proceso evolutivo se han ido deshaciendo esos hilos invisibles. El Dr. Chopra cuenta el relato de un gurú que dijo a sus discípulos:
“todo lo que se refiere a vosotros es un fragmento. Vuestras mentes acumulan fragmentos en cada momento. Cuando pensáis que sabéis alguna cosa, os referís solamente a un residuo del pasado. ¿Puede una mente así conocer el todo? Es evidente que no”.

Se dice, que Dios lo incluye todo, es eterno, inmutable e infinito. Pero si tuviera una forma, o fuese algo concreto, sería limitado, por lo tanto no incluiría al todo. Esto induce a pensar que el mejor lugar para ubicar a Dios podría ser el “vacío” (que como nos muestra la ciencia actual, lo llena todo. Hemos entrecomillado la palabra vacío, porque eso que percibimos como vacío, podría ser la manifestación, o mejor dicho la no-manifestación en lo material de lo que se ha denominado en algunas culturas como espíritu).

En esta fase siete, se da la gran paradoja entre dos conceptos “todo y nada”. El ser que lo alcanza, tiende a ser “nada”, un punto de identidad, y este punto es a la vez, la separación y puerta de unión ultima con Dios. Ese punto en el que se ha transformado el ser humano por medio de su evolución (cuando se vuelve a re-ligar) se expande hacia el infinito fundiéndose con el todo. Los místicos llaman a esto “el Uno se hace Todo” (Dios). El punto el vacío y el infinito es lo mismo. Que los místicos occidentales le llamen “Dios”, Los budistas le llaman “Nirvana”, Los taoistas “Tao”,…da exactamente igual. Son nombres, no importa el nombre. Lo único que importa es el “camino evolutivo” personal de cada uno (de todos), el cual, depende única y exclusivamente de cada uno (curiosamente “camino” también es el significado de “tao”).

Una vez llegados a este punto, en el que lo que importa es nuestra evolución, hay que tener en cuenta durante todo el proceso evolutivo, que la sombra de “el mal” está al acecho detrás de “el bien” afectando nuestra toma de decisiones constantemente hasta el último momento, ese nivel siete, en que se deben de fundir en la unidad.
¿Qué es “el mal” y “el bien”?
De momento podemos decir que “Mal” es cualquier exceso o defecto de lo que sea. Y el “Bien” sería el punto medio entre esas dos polaridades. En resumidas cuentas, el Bien sería el “punto de equilibrio” de la dualidad.

Damos por concluida esta “saga” sobre “Dios”. La semana que viene más.

domingo, 2 de agosto de 2009

¡Anda! ¡Tú también eres Dios!

6. Un nivel de reverencia, compasión y amor.

Sigue nuestro paseo evolutivo y conforme evoluciona nuestra conciencia, la “percepción” de Dios también lo hace.

En esta fase, después de haber hecho el viaje interior, es el momento de volver a mirar con “atención” el exterior. La cosa ha cambiado como de la noche a la mañana. La persona que alcanza este nivel, vuelve con toda su energía primordial y empieza a intuir e incluso percibir que “detrás” de todas las cosas hay una vibración (pero no en el sentido de onda sonora o energía material vibrando), sino que es la “vibración fundamental” a un nivel mas profundo “no-material” que lo incluye todo. En la India se conoce esta vibración como el “Om (ohm)”. Solamente personas muy avanzadas en conciencia y moral, a las que se les suele conocer como “iniciados”, “santos”, “místicos”, etc…son las que están en ese nivel. Cuando un ser humano percibe que está en “contacto” con esa “vibración fundamental”, es cuando tienen lugar lo que comúnmente se le denomina “milagros”, es decir, fenómenos que “aparentemente” se oponen a las “leyes físicas naturales”.

¿Qué mecanismos cerebrales (si los hay), nos da una visión de Dios y hace que los milagros sean posibles? El Dr. Chopra dice: “Algunos investigadores han especulado sobre el hecho de que los dos hemisferios del cerebro se equilibran completamente en las fases mas elevadas de la conciencia. Otros dicen que el cerebro se hace más coherente, en el sentido de que las ondas, normalmente en desorden y desconectadas, se sincronizan. Aunque esto último ha sido raramente detectado y aún está en debate”. Lo que si que hay, es evidencia (según el Dr. Chopra) de que en estos personajes hay una marcada capacidad para cambiar los estados de energía fuera del cuerpo propio, siendo capaces de transformar los objetos y acontecimientos solamente utilizando su “conciencia e intención”. El hecho de que estos alteren el mundo exterior es sorprendente para nosotros, pero “parece natural” para las personas en el estado seis.

En este nivel seis, por supuesto se acepta todo. Por eso es el nivel de la reverencia, compasión y amor. El ser humano que ha alcanzado este nivel, entiende sin problemas, el que haya personas en niveles de conciencia muy bajo (que puedan hacer cualquier barbaridad, incluso matar a otro ser humano o así mismo) y los compadecen y los “aman”, porque saben que cada uno actúa en función de su nivel de conciencia. El ser humano que ha alcanzado el nivel seis, acepta el “mal” como cualquier otra cosa. El bien y el mal son caras de la misma moneda.

En esta fase seis, el “ego” tiene fuerza suficiente como para decir “yo estoy probando mi santidad “a mi mismo (o a Dios)”, por lo que Dios se vuelve a sentir dentro y fuera pero a otro nivel de compresión. En este nivel se observa todo con “compasión y amor” de forma natural. Pero aún no ha terminado de evolucionar la conciencia y por tanto el modo en que esta percibe a Dios.

PD. Esta semana no tenemos foto de nuestra colaboradora, la hemos obtenido de Internet: http://www.ojodigital.com/.

domingo, 26 de julio de 2009

¡Dios mío!. Yo también soy creador

5. Un nivel de aspiración, creatividad y descubrimiento.

Conforme se va evolucionando en las fases de crecimiento interior, cada nuevo nivel implica más libertad que en el nivel anterior. Esto, por supuesto, tiene un precio y este precio, es la “vigilancia” constante de nosotros mismos (y aunque es sencillo, no es nada fácil). Tenemos que tener la “voluntad” de estar atentos a esas “vocecillas interiores” con la que nos decimos: “actúa como lo hacen los demás, ¿no lo hacen todos? ¿Por qué tú no?”, “¿por qué tienes que ir contra la corriente?”, “déjate llevar y se más flexible contigo mismo”… Es evidente, que dejándose llevar por estos consejos, “nuestra vida” sería lógicamente más llevadera (en apariencia). Esto es así, si tenemos como objetivo el decepcionarnos a nosotros mismos. Una persona que está apunto de pasar a la fase quinta debe estar “liberada” de las “presiones externas” y hará suya la frase de Platón: “una vez que hemos encendido la llama de la verdad, ya no puede apagarse”. Este proceso de sernos fieles a nosotros mismos (que es más o menos largo en función de la voluntad de cada persona) trae como fruto una conciencia en que se dejan atrás los problemas de la dualidad.

Después… entramos en el quito nivel, donde la “intuición”, cada vez es mayor, donde se empiezan a plasmar o manifestar todos nuestros sueños e intenciones
en “nuestra realidad” (entiéndanse sueños e intenciones razonables que beneficien a nosotros y a “todos”, no sueños egoístas particulares que nos benefician a nosotros a costa de los otros).

Esta es la fase creativa. La mente fuera del tiempo y el espacio “pesca” ideas de la “fuente”. Primeramente de forma esporádica y más adelante lo puede hacer intencionadamente. Comienza a percibir que todo lo que le ocurre no es casual, sino causal. Empieza a entender que lo que le ocurre es “responsabilidad” suya. Que hay que abandonar los conceptos de azar, accidente, casualidad, etc… se hace nítidamente claro, que los acontecimientos, son frutos de nuestras intenciones y acciones. En esta fase la percepción de “Dios” es como si fuéramos su colaborador. Como dicen los de la “new-age” nos percibidos como “co-creadores con Dios”. Esta es la proyección de “Dios” más íntima y grande hasta ahora. En esta fase es cuando ya no solamente debemos controlar nuestro “hacer”(o dejar de hacer) y nuestra intención, sino que hay que controlar incluso el pensamiento. Las fuerzas creadoras están en nosotros mismos y debemos de plantearnos si estamos preparados para ello. Si nuestro nivel moral está a la altura o nos dominará nuestro pequeño “ego”.

En este nivel se percibe a “Dios” como sin deseos, no tiene preferencias, por lo tanto, puede hacer todo a través nuestro, o dicho de otra manera, nosotros en nuestra libertad, somos como el vehículo de acción. Nosotros somos los autores y responsables de nuestra propia vida independientemente de las situaciones externas. Hemos decidido “aceptar” las situaciones y dejarnos guiar por las “intuiciones” cuando hemos constatado por nuestra propia experiencia que es lo mejor que podemos hacer. Una persona en este quinto nivel, ve la “bendición” y la “gracia” en todas las cosas y se maravilla de ello.

domingo, 19 de julio de 2009

¿Entendiendo a Dios?



4. Nivel de percepción, entendimiento y perdón.

Se nota el “ summer time”, hay poquitas ganas de pensar. Bueno, en un esfuerzo de “voluntad” continuamos con lo programado.

Seguimos evolucionando (unos más que otros como siempre).A los que llegaron al nivel tres y decidieron mirar al interior, les acecha una nueva “trampa”. Pueden ver el mundo exterior “amenazador” y fuente de sufrimientos, lo cual, les puede llevar al camino “fácil” de intentar desconectarse del exterior e irse solamente hacia el interior como huida del mundo. Desde nuestro punto de vista, es el mismo grave error del nivel dos pero invertido hacia el interior.

Si se evita la trampa comentada en este nivel, es cuando se manifiesta nuevamente nuestra dualidad entre el nivel externo e interno y estos se deben armonizar. Debemos percibir el mundo externo tal cual, pero no dejarnos llevar por los impulsos emocionales actuando reactívamente en función de nuestros deseos. Para ello necesitamos esa quietud, esa Paz interior alcanzada en el nivel tres, y esto es, lo que nos ayudará en la toma de decisiones, en la aceptación y el entendimiento de las situaciones externas (en términos fisiológicos, es como intentar la armonización de los dos hemisferios cerebrales).

En este nivel, el mundo interior se hace mucho mas “vivo”. La calma y la paz conseguidas en el nivel tres, hacen que se empiece a entender cómo funciona “la realidad” y comienzan a desentrañarse los secretos del ser humano.

El “pensamiento” en ese estado interior, podríamos llamarlo “pensamiento intuitivo” y es nuestra nueva forma de “percibir” a “Dios”. Aunque nunca nos fiaremos de nuestra “intuición” hasta que no nos identifiquemos con ella misma. Esto tiene que ver con nuestra propia autoestima. Las personas que llegan al nivel cuatro, hace tiempo que abandonaron los valores grupales, ya no son atraídos por la competencia, la fama, la vana-gloria y todas las “fanfarrias” del mundo externo. Sin embargo, al conocedor del mundo interno, se le muestra la dirección evolutiva “correcta”: entendida como “ayudar” a quien lo necesita (cuando sea solicitado) originando una nueva fuente de autoestima.

En el nivel cuatro “Dios” se percibe en nuestro actuar como “comprensivo”, “tolerante”, “sin juicio (no juzga nada)”, “sabio”, etc.

domingo, 12 de julio de 2009

En Paz con Dios.



3. Nivel de Paz, calma y reflexión.

Seguimos evolucionando a través de los niveles de percepción de Dios (esperamos que nuestro amigo Víctor nos ilustre con el comentario elaborado sobre la evolución, aunque estemos en “summertime”).

En los dos niveles anteriores, la proyección de Dios en la Naturaleza ha sido de todo, menos pacífica. Primero, dando cuenta o librándonos si cabe, de todos los “problemas de la Naturaleza” aunque para ello se hayan tenido que realizar algunos sacrificios (para aplacarlo o para inducirlo “chantajearlo” a nuestro favor). Después en la segunda etapa también “colabora” en las guerras contra nuestros “enemigos” (casi todas ellas, las empiece quien las empiece, comenzadas en su nombre y con su ayuda). ¿Qué pasa después? algunos seres humanos vuelven a dar otro paso evolutivo. Las poderosas fuerzas del “Miedo y sumisión”, comienzan a no hacer mella en ellos y aparece una nueva “sensación”, la de que podemos satisfacer nuestras propias necesidades, de que no hay necesidad de un “Dios en lo alto” que nos diga qué debemos y qué no debemos hacer. Nuestro “córtex” dará cuenta de todo. Comienza la reflexión:

Dos alternativas parecen presentarse: Volver a centrar la atención completamente en el mundo exterior, intentando “controlar” el entorno, para adaptarlo a nuestros intereses particulares, haciéndonos perfeccionistas y sufriendo las consecuencias del intento (solamente hay que echar un vistazo a nuestra sociedad actual desquiciada) o echar un vistazo al interior.

Cuando un ser humano ya no centra su atención en el mundo exterior, puede cerrar los ojos y relajarse, pasar a ese estado especial donde no se piensa, pero tampoco se duerme. Es un estado de “atención especial” acompañado por unos cambios físicos: baja la presión arterial, disminuye el ritmo cardiaco, baja el nivel de consumo de oxígeno, en resumen se ralentiza el metabolismo en general y aparece lo que muchos llaman el ‘estado alfa’. Estamos describiendo lo que todas las tradiciones, llaman el estado de contemplación o de meditación. Solo al descubrir que la “Paz” está dentro de uno mismo, es cuando el ser humano encuentra un “lugar” donde puede alcanzar el estar en “comunión con su Ser, el Ser (¿Dios?)”. Y esto no implica el desatender el mundo externo, sino, simplemente ponerlo en su sitio.

Pero como dice el Dr. Chopra (y hacemos nuestra también la frase): “El Dios de paz no se encuentra buceando en el interior, porque es él mismo (el Ser) el que emerge de dentro cuando llega la hora”. Eso sí, nosotros somos los responsables de en “libertad” dar el paso hacia el interior en su búsqueda.

Otro salto evolutivo en la percepción de Dios. En este nivel, está en el interior. Aparentemente es como si “Dios” se manifiesta más bien como un proceso que se crea conforme se cree.

Otra frase del Dr. Chopra para reflexionar:

El cerebro esta estructurado para encontrar a Dios, hasta que no lo encuentres, no sabrás quien eres. Sin embargo esto es una trampa, porque el cerebro no nos conduce automáticamente al “espíritu”.

domingo, 5 de julio de 2009

¡Todopoderoso! Dios


2. Nivel de afanes, competencia y poder.


Este sería el segundo nivel con el que el “cerebro (alma)” humano percibe a Dios. Cuando empieza a manifestarse la individualidad en el ser humano, es decir, cuando continuando con su evolución, comienza a crecer ese “ego” que separa y por lo tanto crea la diferencia entre el individuo y el grupo. Empieza a identificarse como “elemento diferenciado” del resto. Comienza esa percepción interior de los estados oníricos o de conciencia alterada, reflejada en ese “egoísmo” individual en lugar del referente grupal. Comienzan los afanes, la competencia y la búsqueda del poder del individuo. Sigue con su proyección externa de “Dios” (Dios sigue fuera del ser humano), pero ahora se relaciona directamente con el individuo, comienza la relación “directa” y el individuo se “siente” (o está apoyado) por su “Dios específico y verdadero” (1). Comienza el periodo de la necesidad de tener “leyes de comportamiento moral” externos (“trasmitidas o impuestas” por las correspondientes “divinidades” al individuo “más evolucionado” ) para facilitar esa nueva convivencia de “egos individuales”.

La percepción de Dios en la fase evolutiva uno, es “Dios protector”. En la fase dos, podría ser “Dios Todopoderoso”.

Hay que tener en cuenta, que este fenómeno evolutivo (tipificado en siete pasos) no es simultáneo en toda la humanidad, sino que, como en toda evolución, primero es un ser humano (o unos pocos) los que dan el “salto evolutivo”, y después poco a poco todo el resto. También hay que tener en cuenta que en todos lo niveles superiores al primero, se encontrarán grupos más o menos grandes de individuos de niveles inferiores. Es decir, las fases están solapadas. Son como ondas senoidales desfasadas, podemos visualizarlo como cuando una fase llega a su máximo, comienza la siguiente a crecer (uno pocos seres humanos dan el salto a la siguiente fase) por lo tanto la anterior fase comienza su declive.

Ahora una reflexión que podríamos plantearnos respecto a la evolución.
Asumiendo como cierta la proposición “De donde no hay, no se puede sacar”.
¿Cómo es posible que la Naturaleza y el ser humano con ella, evolucionen en complejidad?, es decir, ¿Cómo son posibles los saltos evolutivos?.


(1) El “Dios” de cualquier religión es solo un fragmento de Dios. Porque un Ser infinito, no tiene imagen, no tiene lugar, ni dentro ni fuera pero está en todo (¿no recuerda el Tao?). Cualquier religión, lo muestra como imagen, gobernador, legislador o juez del universo. Para los ateos, toda imagen de la deidad son simples proyecciones falsas del hombre.

domingo, 28 de junio de 2009

Naturalmente Dios


1. Nivel de peligro, amenaza y supervivencia.

Nuestro amigo Víctor, en su triple comentario de la semana pasada ( 23 de Junio 01:29 AM, por si quiere ser leído en detalle), argumenta perfectamente, desde un punto de vista materialista como el “homo sapiens” con su incipiente “capacidad reflexiva (pensante)” se enfrenta a dos “problemas” fundamentales. El primero de “Naturaleza exterior”, es decir, subsistir al caótico, abrumador y peligroso mundo exterior y el segundo de “Naturaleza interior”, el confuso, enigmático, caótico y amenazador mundo de los sueños, visiones imaginaciones y pensamientos internos. Entonces apoyándose en E.B Taylor, que dice más o menos, que el homo sapiens se “inventa el animismo” y de ahí pasa al “mito religioso” para poder “justificar (con una falsedad)” los problemas que le producen las visiones, sueños y demás formas de conciencia alterada y esto es el origen de “dioses, almas, espíritus, etc..”

Efectivamente, de aquí puede aparecer los primeros conceptos de “alma, Dios, etc.” Lo que creemos que es una “creencia” gratuita de E.B.Taylor, es que esto sea “falso”.

¿Por qué tenemos que tener un mundo interno (algunos animales también lo tienen)? ¿En qué base lógica se puede argumentar que el mundo externo es real y el interno es falso?, ¿Por qué no se dice, que el mundo externo sigue unas leyes y el interno otras, ambas reales para cada uno de su mundos?, ¿Los pensamientos, las ideas, sueños, etc..., no se pueden hacer realidad física material a través de la voluntad del hombre?.

En el principio “conocido” de la evolución del ser humano, “Dios” se manifiesta como una “sensación interna (pensamientos y sueños)” que se proyecta fuera del hombre y se ve como externo a él. Se ve como el origen y por lo tanto posible solucionador de esos peligros y miedos que le acechan. Ese “Dios” proyectado, si que es creado por el hombre.

¿Quién observando con “atención” la Naturaleza no ve a Dios en ella?