viernes, 2 de enero de 2009

¿Qué es la realidad?


Popularmente se considera 'real' aquello que se puede tocar o percibir con alguno de los sentidos. ¿Quién no ha oido las consabidas frases de: 'si no lo veo no lo creo' o 'tengo que tocarlo para creerlo'?. Esto no es, (sin entrar en discusiones filosóficas del "creer" y centrandonos en su sentido de imprimirle "realidad" al objeto que refieren) desde nuestro punto de vista, sino un recurso materialista ingenuo. ¿Porqué?, vamos a intentar desgranarlo:

La idea de 'si no lo veo, no lo creo' se sustenta en una serie de supuestos:

1. Que la realidad de las cosas, depende de la capacidad perceptora del ser humano ('ser' entre otros miles de millones... de seres en el mundo). Es decir, si con nuestros pobres y limitados 'cinco' sentidos, no detectamos algo, ese 'algo' no existe. Si echamos un vistazo atrás, hasta hace bien poco no "existia" la energía electromagnética (el infrarojo y el utravioleta eran desconocidos para el hombre) ¿existian aunque no los vieramos?.

2. Que lo que percibimos es "real". Aunque ya decía Descartes eso de "no te fies de tus sentidos que a veces te engañan". Para muestra un botón: La ilusiones ópticas a las que no estamos acostumbrando a través de los "pps".

3. Que lo que percibimos es, tal cual, como lo percibimos.

Craso error de bulto!!!!. ¿Por qué? bueno... esperamos vuestras ideas. Nosotros iremos desmontando cada supuesto en próximas entradas.



* La imagen es cortesía de una colaboradora fiel.

18 comentarios:

  1. Hola, acabo de comentar en el otro sobre el tiempo (y he dicho que lo ampliaría mañana) pero no me resisto a comentar este ahora.
    Es curioso, pero no hace mucho estuve discutiendo con alguien sobre el problema de la percepción. Esta persona (de amplios estudios filosóficos), y embuida por la filosofía de Althusser, me aseguraba que la realidad entendida como aquello que vemos, etc, era una forma de idealismo, y que sólo por medio de conceptos el hombre (la humanidad) podía conocer. Yo por mi parte le respondía que aunque estamos limitados por nuestros sentidos y por la forma en que los procesamos (los conceptualizamos), no elimina ni niega la existencia de las cosas. A su vez, él replicaba que si conocía esas cosas que yo afirmaba como existentes era porque las había conceptualizado (mi extrañamiento se confirmó cuando me respondió afirmativamente al sugerirle que eso implicaba que si una cosa no era pensada por alguien ésta no existía). En este instante de la discusión, salió a colación el tema de las tribus (por su diferente conceptualización del mundo). Yo le explique que, aunque los indígenas pensasen que Cortés era Quetzalcóalt, ello no quería decir que lo fuese. A lo que él respondió (como podreis imaginar) que para ellos sí. Finalmente, se me ocurrió dcirle qué, si un indígena, que no podía tener el "concepto" de carabela, hubiera chocado con su canoa con una de las carabelas, habría chocado de todas formas. A lo que él respondió que no tenía porqué, a lo mejor para aquél era tomado como una premonición, un muro, etc. A lo que no pudo refutarme fué que el golpe se produjo igualmente.
    Conclusión: puede que la clave esté en la pragmática, en la acción. Por mucho que Cortés fuera tomado por Quetzalcóalt, a mi me da que los indígenas se olieron algo cuando comenzaron a masacrarlos y expoliarlos. Más aun, si hubieran ido a matarlo, con un puñal por ejemplo, lo habrían conseguido perfectamente (fuera considerado por ellos o no un dios; como hicieron con los siguientes expoliadores), a través de la "acción" de apuñalarlo.
    Por otra parte, el truco de los sentidos y la conceptualización de los objetos no me parece válido ya que, por ejemplo, que el mundo existía (con todas sus "cosas") antes de que yo naciera y las conceptualizara, está más allá de toda duda razonable. Como le dije a aquél: "al mundo le da igual que los pienses o no".
    P.D.: Cuidado con las carabelas que hay mucho loco por ahí sulto.
    Un saludo, y perdón por la parrafada (y posibles errores o erratas).
    Víctor.

    ResponderEliminar
  2. Así que pobres y limitados cinco sentidos...

    El caso es que no tanto como para no ver la obra pictórica de Hopper o los paisajes de la Capadocia; no escuchar la séptima de Beethoven o el bajo soberbio de Glover en "Smoke on the water" (un saludo, socio); no oler la fragancia del pan recién hecho, el de un bebé o el aroma del mar; no tanto como para no disfrutar el sabor telúrico de una copa de vino o la sutileza de un arroz con bogavante al azafrán; no tanto como para no poder delinear a manos a llenas las delicadas curvaturas de un cuerpo amado en el que buscamos, hacemos y celebramos la vida.

    Así que nos limitan nuestros sentidos... Son lo único que tiene sentido.

    CrisCrac

    ResponderEliminar
  3. Interesante argumentación, Víctor (para nada parrafada, más vale explicarse bien con el máximo rigor porque, en estos andurriales, es muy fácil patinar hacia las malinterpretaciones si se es escueto). Veamos, la postura de tu amigo podría calificarse como 'idealismo extremo': todo es un mundo de 'creación' conceptual; Mientras que la postura que tú defiendes, es todo lo contrario: todo es un mundo objetivo al que conceptualizamos como quien se dedica a etiquetar cosas para manejarse mejor y no perderse, algo que le sirve de ayuda al etiquetador pero que a las cosas ni les va ni les viene.
    Pero, ¿no podría ser, como en el caso del tiempo, que estemos ante una unidad indivisible? esto es, existe un mundo externo 'objetivo' (que está ahí desde antes de que naciéramos) al cual, cuando interactuamos con él a nivel sensible, le damos la 'parte opuesta de la moneda': la idea, el concepto. Entonces es cuando tenemos la totalidad real de lo existente desde la forma de conocer humana: no podemos conocer sin conceptualizar (no solo en el sentido de dar nombre, sino de pensar tal cosa), pero nuestra conceptualización no es lo que da existencia, pero sí 'realidad' en términos de conciencia. Un ejemplo, efectivamente y de hecho la canoa choca con la carabela, pero la 'realidad' de la carabela, será de carabela para Cortés, pero de premonición o muro para el indígena. Cortés tiene su realidad, el indígena la suya, independientemente de la interacción sensible con el objeto (que existe en ambos caso, entendiendo por existir, ocupación espacio temporal física material). ¡Vaya! ¡qué curioso! parece que llegamos al mismo punto que con el tiempo, una 'cosa' dentro y otra fuera que al juntar forman la totalidad... mmmm.... habrá que seguir investigando.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Criscrac (¡querido, socio!¡qué recuerdos lo de Deep Purple y tu tocadiscos verde! na na naaaaaaaa nanananaaaaaa...)no entendamos 'pobres' como algo insuficiente a nivel sensual, sino con perspectiva: si tenemos en cuenta todo lo que podríamos percibir, lo que percibimos es un espectro reducido que tiende a... nada. Es como si el mundo lo vieramos a través de un pequeño agujerito, aunque por él, podamos ver cosas maravillosas (u horribles) y esa pequeña dosis 'sensible' baste para hartarnos. Sin denostar a Beethoven, el arroz con bogavante, la Capadocia, y todas las cosas maravillosas a las que nuestros 'limitados' sentidos pueden acceder. Piensa que para el escarabajo pelotero, si pudiera pensar, su 'pelota' sería lo más maravilloso del mundo y no habría nada más que existiera para él, ¡fíjate!, que se pone nerviosísimo si pierde la pelota...

    ResponderEliminar
  5. En efecto, era verde el "tocadiscos" aquél..., fíjate que vocablo fósil a estas alturas. Pero qué bajista Glover, y la pastilla (do you remeber, my friend?) aquélla que pusiste en tu "fender" para hacer el bajo en "Smoke on the water"....

    En cuanto al escarabajo del..., le pasa como a los malos futbolistas, pero sin dar coces al contrario. Y, of course, no denostemos el arroz con bogavante que está dequeteflop...

    ResponderEliminar
  6. Vaya que sí que es un vocablo fósil...Yes I remember. ¿cómo pasa el tiempo?, aunque anímicamente parece que no pasa, me siento como entonces...como tú dices, cuando te miras en un espejo no te reconoces.

    ResponderEliminar
  7. Es ciertamente extraño, acaso paradójico acechar lo real en un entorno virtual..
    Es obvio(o tal vez no!)que nuestras percepciones importan, ¡y mucho! en nuestro aprehender la realidad - que por cierto son bastante más amplias que esos 5 sentidos tan consentidos, tengo sentido del equilibrio, dinámico, de la palabra etc.. vaya que no le pongamos (más) vallas al campo- pero mientras solo soy un ser perceptivo puedo ser un espejo que refleja algunas cualidades del mundo(que conste que presupongo la exigencia del "mundo mundial" que diría Manolito)sigo sin saber si hay algo real más allá de mi percepción, sólo cuando surge en mi la duda puedo empezar a plantearme si algo es real(y por lo tanto lo irreal, contradictorio, engañoso o falaz)y necesariamente tomamos el sendero empírico: se comprueban las cosas en la repetición, en el confrontar las cosas con otro ser humano(hacerlo con un extraterrestre, a parte de ser una flipada, sería peliagudo pues cabe que su realidad sea otra!!..) y vamos conformando un conjunto de relaciones y verdades(parciales,¡que duda cabe!)que llamamos realidad pero que no pasa de ser un paradigma variable en el tiempo y en el espacio(lo del tiempo se observa en la historia y el espacio en las culturas.
    y en el fondo que nos queda como sostén de lo real: el empeño. El empeño de unos pocos(incluso muy pocos) pirados por darle un sentido a las cosas, eso es lo real..
    Y con ello hemos dado la vuelta y estamos de vuelta en lo virtual: de blogueros anómimos dándole sentido a lo real a golpe de tecla, y paseando un ratón..
    Cmua

    ResponderEliminar
  8. Hola Silvia. Respecto a tu considerada respuesta me gustaría puntualizar:
    Creo que mi texto anterior llevaba a confundir realidad con existente. No es el caso. Según tu interpretación de mi texto, yo sería una especie de aristotélico (creo que fue Aristóteles), defensor de un realismo metafísico. Ni mucho menos. Simplemente, en el fragor de la discusión, puede que se me fuera la mano en mi defensa de la existencia de las cosas (del mundo). Como bien dices, "nuestra conceptualización no es lo que da existencia, pero sí 'realidad' en términos de conciencia", por lo que estabamos hablando de cosas diferentes. No obstante, sí que afirmaré que la realidad es el compromiso de nuestra praxis cognoscitiva. Que estamos limitados por ella (no somos un ojo divino que puede conocer las cosas en sí). QUe, como dijo Neurath, somos como aquellos navegantes que tienen que arreglar su nave sin poder parar en el puerto. No hay ninguna "realidad" en sí misma.
    UN saludo. Víctor

    ResponderEliminar
  9. Vaya Cmua, tienes razón, pero también es paradójico que cada vez el mundo virtual parezca más real que el mismo mundo "real". Se pueden llevar en él "casi todas" las transacciones entre seres humanos, desde las económicas hasta las sexuales.
    Respecto a los sentidos, efectivamente hay mas de cinco según R.Steiner; De hecho, pusimos entrecomillado el cinco por eso, porque la mayoría de la gente, solamente contempla los cinco. Con el resto de la argumentación, estamos completamente de acuerdo, de hecho emplearemos esa línea argumentativa, para desgranar los supuestos del "si no lo veo, no lo creo" como indicabamos en este post.

    Victor, en primer lugar las respuestas no son de Silvia, son de "SJV", tanto las entradas como los comentarios, los hacemos en "tandem". Con esas aclaraciones, nuestras posturas parecen mas cercanas. Aunque, ¿qué nos dices del comentario de Cmua?, si la "realidad" puede conformarse a partir de la confrontación de diferentes percepciones subjetivas para objetivarlas, ¿Qué pasaría si Cortés hablara con el indígena para confrontar sus "realidades"?. Si ninguno capta la "realidad" en sí, ¿qué es la realidad en sí?.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Puede que haya cinco (uff, qué mala rima) y alguno más (las chorradas cinestésicas, vestibulares ésas y otras fruslerías cognitivistas, además de las hechicerías new age con sus cristalitos de colores aromáticos)..., pero el personal suele ver por los pieses, oír con el bul y no se lo huele cuando se la van a hincar por el sitio ése de la rima, y si no, atentos a la crisis actual: qué cuadrilla de asnos cum laude entre políticos, financieros y politiquetes.

    ResponderEliminar
  11. Hola Criscrac! una cosa es los sentidos que hayan disponibles (5, 10 o 12 (según lo que consideremos sentidos y qué estén 'sensoreando') ) y otra muy distinta cómo los utiliza cada cual. Dicen que 'no hay mejor ciego, que el que no quiere ver', y en ese refrán nadie habla de que no tenga ojos. Obviaremos lo de las fruslerías cognitivistas y demás hechicerías. En todo caso, que el 90% de la población tengamos los sentidos (y sobre todo la 'intuición') de adorno, no implica que estos no pudieran cumplir su función (bien o mal) si les prestáramos atención. Los políticos, financieros y politiquetes forman parte del pastel, son una muestra de lo que hay.

    ResponderEliminar
  12. SOY NADIA-ZARATUSTRA: Hola queridos filósofos míos. Yo pienso que la realidad es un concepto humano, demasiado humano, con lo cual no puede sobrepasarnos. Ese concepto lo hemos creado nosotros, con lo cual no me parece mal que lo real sea lo que nosotros captamos por los sentidos. Como decía Nietzsche, es la razón la que falsea el testimonio de los sentidos, es la razón la que nos sugiere que quizá exista una realidad "en sí" que es inaccesible a nuestro entendimiento. Para mí, tal y como para Nietzsche, no existen hechos, sólo interpretaciones, esto es: vivir es evaluar. Por ejemplo, el holocausto nazi es un holocausto para mí pero para un nazi es una limpieza racial. Por supuesto, hay interpretaciones mejores que otras, hay perspectivas, si queréis poneros orteguianos, mejores que otras. El horizonte en donde coincidimos no es el mundo, como pensaba Kant, sino la vida. No podré mirar vuestras respuestas hasta el fin de semana pero las espero con mucha ilusión. Besos nietzscheanos para Silvia y su papi.

    ResponderEliminar
  13. Hola "anónima" Nadia-Zaratustra! nosotros, cuando decimos "realidad", estamos refiriendo al "conjunto de cosas/seres", es decir, "eso externo", a lo que solo podemos acceder a través de nuestras interpretaciones "sensitivas". Pero esto nos hace plantearnos: ¿nuestros pensamientos y sentimientos subjetivos son reales?¿es real un sentimiento de tristeza o de alegría, que aparece una mañana cualquiera?. Un sentimiento, es tan real como un pensamiento y ambos, tanto como cualquier "objeto" externo, dado que interactúan con "nosotros". Todo esto independientemente de que la "realidad", tambien sea un concepto humano (¿¿¿Existen conceptos que no sean humanos???). ¿y qué es la vida donde coincidimos?¿es real?. Bufffff... esto nos dará pie para una nueva entrada en el blog sobre "la vida".
    Besos Goetheanos de nuestra parte, Nadia-Z.

    ResponderEliminar
  14. NADIA-ZARATUSTRA:Todo concepto es humano, queridos filósofos míos, pero unos más que otros: "Perro" no es lo mismo que "Dios" ni que "Unicornio"... supongo que me entendéis. Me encanta lo de dar un giro a la conversación y encaminarla a la vida porque ese era mi propósito. Ortega ya decía que mejor que hablar de "Yo soy..." deberíamos hablar de "Yo vivo". La vida es lo que todos tenemos, aunque las maneras de vivir son tan distintas que lo que para alguien puede significar la muerte para otro puede ser su forma de vida ideal. Respecto a los pensamientos y sentimientos, que siempre son subjetivos, son reales en tanto que de hecho los tienes (la facticidad es el determinante). Sin embargo, sucede con los sentimientos lo mismo que con la realidad: imaginemos que yo estoy alegre pero otra persona interpreta, por mis gestos (he llorado de risa), que yo estoy triste. Con la realidad pasa lo mismo: no hay hechos, sólo interpretaciones. En el caso del sentimiento no me negaréis que sucede a menudo que un psicólogo puede entender mejor los sentimientos de otra persona que la persona misma. Besos y saludos. P.D: A Nietzsche le gustaba mucho Goethe.

    ResponderEliminar
  15. "Perro" no es lo mismo que "Dios", cierto; el uno existe y muerde (guau-grrrr) y en el nombre del otro inexistente (amen) te muerden. Si alguien, en nombre de su quimera-dios, me captura (zas), encarcela (clinclonc), tortura (pum-pum), y mata (bang-bye)..., eso es un hecho, ya te digo, pupita fáctica, y las hermenéuticas son pilinguerías de sínodo.

    Ningún psicólogo sufre tu dolor (leen poco).

    A Nietzsche le gustaba mucho la Salomé.

    ResponderEliminar
  16. Vaya, vaya Nadia-Zaratustra, entonces, si no hay hechos sino solo interpretaciones ¿qué carajos "interprtetan" las interpretaciones?. Aunque lo único que podamos conocer de la "realidad" sean nuestras interpretaciones (y en ese sentido, la realidad sea lo que cada uno interprete que es)debe de haber algo "objetivo" que interpretar. Como dice CrisCrac,en su onomatopéyica intervención el "Perro" te muerde aunque lo interpretes como animal no mordiente. Vivimos la vida de diferentes maneras, pero al fin y al cabo, si no estuvieramos objetivamente vivos, se acabó lo de vivir la vida loca, la vida austera y otros tipos de interpretaciones "vidales".

    CrisCrac, una puntualización,no se puede demostrar la "no existencia" de algo, solamente la existencia empírica. Por lo tanto dejaremos al concepto de "Dios" y otros de la misma índole para "investigar" empíricamente .
    PD: Cuando leí Salomé, creía que te referias a la de eurovisión, (ohhh), pero dice Silvia que es Lu Salomé... En fin, no estoy puesto en prensa rosa.

    ResponderEliminar
  17. No, no..., de la Lou Andreas-Salomé nada de nada; me refiero a la otra, sí, la del canal nou, la que cantaba aquello de...

    http://www.youtube.com/watch?v=2sifsSxlPuc

    ResponderEliminar
  18. vaya, vaya!! imprecionante fotos!!

    ya mirare el texto con tranquilidad. sabes que me cusata leer :(

    ResponderEliminar